Silvano Aureoles propone el uso obligatorio de cubrebocas en Michoacán

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, dio a conocer que enviará este martes al Congreso local una iniciativa de ley para que el uso del cubrebocas sea obligatorio en la entidad y se establezcan mecanismos para sancionar a quienes no cumplan con esta medida para evitar la propagación de Covid-19, debido a que no se ha logrado reducir el número de contagios y fallecimientos por esta enfermedad en el estado.

“Seamos claros, la epidemia no terminará en los meses siguientes. Por lo tanto, si Morelia y su autoridad municipal se siguen descuidando, las repercusiones serán para todo el estado”, destacó el michoacano y llamó a la población a priorizar la protección individual y de quienes les rodean.

El mandatario local dijo en un video difundido en sus redes sociales que también publicará un decreto con diversas acciones que se implementarán durante lo que denominó la «Segunda Fase de la Nueva Convivencia en Michoacán«, con el objetivo de hacer frente a la pandemia de la enfermedad provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, que ha provocado la muerte de 2,077 personas en la entidad y 26,176 contagios acumulados según lo reportado este 9 de noviembre por la Secretaría de Salud local.

Pese a que la entidad se encuentra en semáforo epiemiológico amarillo, Silvano Aureoles comentó que para poder avanzar en la reapertura de actividades económicas es necesario contener la cantidad de contagios de Covid-19. Reiteró que los municipios de MoreliaUruapanZamoraLázaro Cárdenas y Zitácuaro serán clave por su tamaño poblacional y su lugar estratégico en las actividades económicas.

Destacó que el reto más grande que tendrá Michoacán será el regreso a clases presenciales, y aclaró que esto no se va a lograr si los «municipios clave» no cumplen con las medidas sanitarias.

El gobernador recordó que los protocolos que se deben mantener para evitar la propagación de Covid-19 en la entidad son:

  • El uso obligatorio del cubrebocas en todos los espacios.
  • Controlar los espacios públicos y cancelar todos los eventos masivos como ferias, jaripeos, posadas y peregrinaciones.
  • El cumplimiento estricto de protocolos en tianguis, mercados y el comercio en general.
  • Restringir los horarios y días en las actividades de bares y restaurantes.
  • Apego a protocolos en empresas, hoteles y restaurantes donde el número de personas no debe de rebasar el 50 y 75% de ocupación, dependiendo de la capacidad del lugar y del giro al que corresponda.

Aureoles advirtió que estas determinaciones no buscan que se viva «bajo el miedo», sino que se acepte que «la forma de vida ha cambiado y que nuestra responsabilidad es adaptarnos a estas circunstancias».

Print Friendly, PDF & Email

Comments

comments

Publicado por: Redacción Citadina