Renuncia al cargo titular de Comisión Nacional de Bioética en epidemia

En medio de la epidemia de Covid-19, el comisionado Nacional de Bioética, Manuel H. Ruiz de Chávez, presentó su renuncia al cargo desde el 20 de marzo, pero se hizo efectiva a partir de este miércoles, informó la Secretaría de Salud.

Ruiz de Chávez oficialmente presentó su renuncia nueve días después de la declaratoria de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante la propagación global de Covid-19, de acuerdo con un documento publicado por Salud federal.

La separación voluntaria del cargo por parte del funcionario se dio a conocer luego de la polémica generada por el borrador de una “Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica” en la que participaron miembros del Consejo de Salubridad General (CSG).

De acuerdo con fuentes del sector Salud, la renuncia de Ruiz de Chávez se dio por “motivos personales” ya que el funcionario deseaba retirarse.

En un perfil del funcionario disponible en el sitio oficial de la comisión se detalla que Ruiz de Chávez, durante su trayectoria de más de 35 años en el servicio público y privado en el sector salud, participó, entre otras actividades, en la reconstrucción y reordenamiento de los servicios de salud de la zona metropolitana de la Ciudad de México tras el sismo de 1985.

Médico cirujano egresado de la Facultad de Medicina de la UNAM y maestro en Ciencias en Medicina Social por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de la Universidad de Londres, Ruiz de Chávez también es miembro fundador certificado por los Consejos Mexicanos de Especialidad en Medicina Familiar y Salud Pública, indica el perfil.

Luego de la publicación del borrador de la guía, en la página de la Comisión Nacional de Bioética, el organismo emitió un texto en el que manifestó que el Consejo Consultivo del cuerpo colegiado que encabezó  Ruiz de Chávez hasta ayer expresó su “desacuerdo” con el contenido del documento.

“Ante las expresiones de la guía como inadecuada frente a la situación de emergencia sanitaria que vivimos y que abre la posibilidad a interpretaciones que den cabida a conductas discriminatorias, se sugirió que la Guía se retirara de la página web del CSG.

“En este contexto y con el propósito de disponer de una guía resultado de un consenso de expertos y diversos actores de la sociedad, la Comisión Nacional de Bioética se pronuncia por la emisión de una Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica sancionada por el pleno del Consejo de Salubridad General, que responda al principio de transparencia en su formulación y respeto a los derechos humanos”, sostuvo Ruiz en un pronunciamiento publicado en el sitio de la comisión.

Al intentar acceder al enlace del documento inicialmente publicado en el sitio del CSG, el texto ya no aparece.

También, en un pronunciamiento emitido por separado en el portal de la comisión, el organismo sostuvo que la guía “manifiesta diversas deficiencias argumentativas en su redacción, por lo que se exhorta a realizar una versión incluyente y consensuada, apegada al principio de transparencia en su formulación.”

Entre las recomendaciones suscritas por los expertos que elaboraron el borrador de la Guía Bioética, que ya fue retirada del portal oficial de Salud, estaban el priorizar a jóvenes sobre adultos mayores en la aplicación de recursos escasos del sistema de salud en situaciones críticas.

También se establecía un esquema de “puntaje” para “desempatar” decisiones sobre quién sería prioritario al momento de decidir qué vidas salvar.

Entre quienes firmaron el documento estaban expertos como María de Jesús Medina Arellano, investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y quien además es miembro del CSG, del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de Bioética y del Colegio de Bioética.

También firmó como redactor del documento César Palacios, investigador del Centro Uehiro de Ética Práctica de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Oxford y miembro del comité de ética del CSG, además del Colegio de Bioética.

Asimismo signaron el texto como “colaboradores” otros 11 expertos en el campo de la bioética de distintas instituciones como el Colegio de Bioética, la UNAM, Colegio de México, UANL, y el INER, entre otras.

Entre los colaboradores que participaron en la elaboración del texto están Juan Antonio Cruz Parcero, investigador del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM y miembro también del Colegio de Bioética.

Tras la publicación del borrador de la guía, en entrevista para Aristegui Noticias, Cruz Parcero señaló que la intención de publicar el documento aún sin ser una política pública devino de la necesidad de que el proceso sea transparente y para abrir un debate sobre la actuación del personal de salud en situaciones críticas.

También, sostuvo, se buscaba que expertos aporten a que la guía cubra la mayor cantidad de criterios a considerar.

“Creo que algunas de las discusiones de las que estuve al pendiente se debieron a tergiversar partes del documento, sacar de contexto algunas ideas y no entenderlo como una unidad donde existen varios criterios”, expresó.

Comments

comments

Redacción Citadina

Publicado por: Redacción Citadina