Peso mexicano, la tercera moneda que más perdió en la primera mitad de 2020

El peso perdió 21.56% de su valor frente al dólar en el primer semestre del año. La divisa estadounidense pasó de intercambiarse en 18.8860 pesos hasta 22.9570 pesos, de acuerdo con datos del Banco de México.

 

Entre una canasta de monedas emergentes, el peso mexicano fue la tercera moneda más depreciada en lo que va del año, por debajo del real brasileño que tiene una caída de 35.51%, y del rand sudafricano que perdió 23.87% de su valor frente al dólar, según Refinitiv Eikon.

El peso argentino tiene un retroceso este año de 17.69%, la lira turca 15.25%, el rublo ruso 14.88%, el peso colombiano 14.29, el peso chileno 9.25%, y la rupia india, cae 6.06 por ciento.

De acuerdo con James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco, el desempeño del peso puede dividirse en tres etapas en el 2020.

“Comenzó con una etapa de fortaleza, vimos un peso muy fuerte al inicio del año, una vez solucionada la guerra comercial entre Estados Unidos y China con la firma de la fase 1 del acuerdo comercial, las negociaciones del T-MEC habían concluido las dudas que había sobre el juicio político de Trump y del Brexit, el peso mexicano inició muy fuerte, con niveles cercanos del dólar de hasta 18.50”, dijo en entrevista el analista económico.

Incluso, en el Chicago Mercantile Exchange, las posiciones netas de contratos especulativas estaban colocadas a favor del peso, con un récord histórico de más de 170,000 contratos.

El 14 de febrero el dólar cerró en 18.5520 pesos, su mínimo nivel del año.

“Una vez que sucedió la pandemia cambió todo el sentido de los mercados, eso llevó al peso a su peor nivel en la historia hacia los 25 pesos por dólar, por la preocupación del impacto que tuviera la pandemia en términos económicos y términos sanitarios”, dijo Salazar.

El dólar frente al peso comenzó un vertiginoso ascenso ante la escalada en los casos de Covid-19 en el mundo, en marzo de manera mensual la divisa local se depreció 19.82 por ciento y el 24 de abril el peso tocó un mínimo histórico de 25.13 pesos por dólar.

“El trimestre histórico estuvo marcado por el impacto severo del coronavirus a las economías occidentales durante abril, lo que obligó a la mayoría de los países a implementar medidas de confinamiento para atenuar el número de muertes.

La mayoría de los países inició medidas de política económica expansiva, con el objetivo de activar una recuperación económica en meses posteriores”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

Posteriormente, tras los fuertes estímulos monetarios realizados por los bancos centrales de economías desarrolladas, comienza lo que llamó Salazar, una tercera etapa para el peso.

“En específico los estímulos hechos por la Reserva Federal, que dio alas a los mercados de mayor riesgo, esto en conjunto con cierta estabilización de casos en algunas regiones, sobre todo en China y Europa, redujo el sentimiento de aversión al riesgo y regresó el apetito por activos de países emergentes, como el peso mexicano y vimos una recuperación de la moneda local, recuperó hasta 4 pesos de pérdidas que tenía, aunque ahora ya se ha estabilizado”, expresó James Salazar.

El 8 de junio el tipo de cambio finalizó en 21.6120 pesos por dólar, sin embargo, los recientes temores ante más casos de coronavirus en Estados Unidos han provocado una nueva ola de ventas de activos de riesgo, como la moneda local.

Advierte Banxico

Baja demanda de subasta de dólares

De los 21,000 millones de dólares ofrecidos por Banco de México (Banxico) en subastas de financiamiento vigentes desde abril, para dar liquidez al mercado, los intermediarios financieros sólo han tomado 11,500 millones de dólares. Esto significa que los problemas de liquidez en dólares no son tan fuertes como para demandar la totalidad de las opciones, advirtió el subgobernador del Banco de Banxico, Javier Guzmán Calafell.

“Al inicio de la pandemia empezamos a ver problemas de liquidez y condujimos subastas de swaps cambiarios tradicionales y luego introdujimos, también subastas a partir del uso de la línea swap abierta con la Reserva Federal. Hemos visto que no han sido demandados por completo y esto nos indica que hay problemas de liquidez en dólares pero no tan fuertes como demandar la totalidad de las opciones”, advirtió al participar en el Summit del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) sobre El papel de la banca central en la era del Covid-19.

El objetivo de estas líneas swap entre bancos centrales es garantizar que todos los participantes del mercado (empresas, bancos y gobierno) puedan contar con los dólares, o euros, o yenes suficientes y necesarios en el momento que sea, para enfrentar sus obligaciones. Si la demanda fue inferior a la oferta, claramente indica que no hay fuertes problemas de liquidez en dólares, subrayó el banquero central.

Alta demanda, sólo en abril

Hasta ahora y por instrucción de la Comisión de Cambios, el Banco de México ha realizado cuatro subastas de dólares a partir de la Línea Swap con la Fed, los días 1 y 6 de abril así como el 24 y 29 de junio.

Al activar la Línea Swap, el pasado mes de abril, Banxico colocó 6,590 millones de dólares de 10,000 millones ofrecidos en financiamiento a las instituciones crediticias. Para las dos subastas de  junio, asignó 4,910 millones de 11,000 millones a disposición. Esto significa que sólo en una de las cuatro subastas realizadas hasta ahora con cargo a la Línea Swap con la Fed, la demanda rebasó a la oferta.

Esto en la subasta del 1 de abril, la primera, donde Banxico ofreció financiamiento con un límite de 5,000 millones de dólares, y las instituciones financieras demandaron 6,320 millones.

La Línea Swap con la Fed fue abierta a fines de marzo. Banxico es uno de los 14 bancos centrales con quienes existe este mecanismo de intercambio de las divisas de cada uno.

La Línea con Banxico tiene un límite de 60,000 millones de dólares por seis meses, y se han subastado 11,500 millones. (Yolanda Morales)

Print Friendly, PDF & Email

Comments

comments

Publicado por: Redacción Citadina