¿Nave Extraterrestre en el cielo?

Hace unos minutos en varios puntos de la ciudad, se observó una escena cómo está en el cielo, no son extraterrestres ni mucho menos Goku en su nube voladora o la aparición de Shenlong.

Es el Falcón Heavy de Space X empresa de Elon Musk que está tarde fue lanzado desde Cabo Cañaveral con 64 toneladas de de carga.

Este fue el primer vuelo ensayo del Falcón Heavy llevando entre su carga meramente simbólica a un órbita cercana a Marte un descapotable Rosdster color rojo de Tesla, la firma fabricante de coches eléctricos del extravagante Musk. Al volante iba un maniquí vestido de astronauta.

El Falcon Heavy consiste en tres cohetes Falcon –el modelo que venía usando SpaceX– ensamblados. Los dos laterales sirven como aceleradores y durante el trayecto se despegan para que el central siga con su impulso hasta dejar la carga en el espacio. En el ensayo de este martes los laterales se separaron a los dos minutos y medio del despegue y medio minuto más tarde la cápsula con el vehículo dentro se liberó del cohete central con su muñeco –apodado Starman, por la canción de David Bowie–. Los cohetes impulsores regresaron a una plataforma en Cabo Cañaveral en un aterrizaje prodigioso, vertical, milimétricamente calculado y retransmitido en vivo. Ya desde el año pasado SpaceX viene ejecutando sin problemas esa maniobra de recuperación. También se logró, más tarde, hacer volver el cohete central, que aterrizó en el océano Atlántico en un plataforma marina teledirigida.

El Falcon Heavy mide 70 metros de alto –como un edificio de 23 plantas– y tiene 27 motores con una fuerza de empuje de más de 2.500 toneladas, equiparable a la de 18 aviones Boeing 747. Su capacidad de carga dobla la del cohete más poderoso que había hasta ahora en activo, el Delta IV Heavy de la United Launch Alliance (ULA, una empresa conjunta de las poderosas casas Lockheed Martin y Boeing). El coste de un viaje del Falcon Heavy según SpaceX es de 90 millones de dólares, una cuarta parte de lo que hay que pagar por uno del Delta IV Heavy.

Con este avance tecnológico la empresa de Musk da un golpe en la mesa en el mercado aeroespacial mostrándose como la firma capaz de transportar más carga a menor coste para clientes tan poderosos como la NASA, las empresas de satélites de telecomunicaciones o el Ejército de EE UU. El sueño de Musk es convertir el negocio del transporte aeroespacial en algo tan lucrativo que permita costear su proyecto más ambicioso y costoso: llevar al ser humano a Marte y colonizar el planeta rojo.

Print Friendly, PDF & Email

Comments

comments

Powered by Facebook Comments