Michoacán a 10 años de los granadazos

A diez años del atentado terrorista ocurrido en Morelia el 15 de septiembre de 2008, la inseguridad en Michoacán, pese a la declaratoria de guerra contra el narco anunciada por el entonces presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, no ha sido solucionada, de tal forma que en los últimos tres años, ya bajo el sexenio de Enrique Peña Nieto y la gubernatura de Silvano Aureoles Conejo, se han perpetrado el mayor número de muertes violentas de toda la década.

En diciembre de 2006, a pocos días de haber asumido la presidencia de la República, el panista Felipe Calderón Hinojosa anunció en Michoacán, su estado natal, el inicio de un operativo contra los cárteles de la droga en México, episodio que sería recordado como la “declaratoria de guerra hacia el narcotráfico”.

Durante su sexenio, la “guerra” de Calderón dejó 121 mil muertes violentas relacionadas al narco, entre esas, las de las ocho víctimas que no sobrevivieron a las heridas provocadas por las detonaciones de dos granadas de fragmentación lanzadas en la plaza Melchor Ocampo de Morelia y la Avenida Madero la noche del 15 de septiembre de 2008, cuando el entonces gobernador de Michoacán, Leonel Godoy Rangel lanzaba el grito de independencia.

De acuerdo a la carpeta de investigación, el atentado terrorista, único en la historia del país, fue atribuido a Heriberto Lazcano Lazcano ‘El Lazca’, líder fundador de Los Zetas y Jorge Eduardo Sánchez Costilla, ‘El Coss’ lugarteniente del Cartel del Golfo, quienes fueron señalados e inculpados por dos testigos protegidos, como quienes ordenaron lanzar los artefactos explosivos contra la población; ambos grupos, pretendían ganar el poder del territorio michoacano y así desplazar al cartel hegemónico de entonces: La Familia Michoacana.

Desde ese 2008 a la fecha, Michoacán no ha logrado desprenderse de la etiqueta que lo posiciona como uno de los estados donde la violencia prevalece y las alertas extranjeras para evitar viajar a él son casi permanentes. En la región Tierra Caliente, principalmente, aún operan cárteles y grupos delictivos que son señalados como los generadores de la violencia en la entidad.

El inicio de la ola de violencia

El ataque denominado 15-S, fue el inicio de una serie de eventos violentos surgidos en medio de una relación ríspida entre el expresidente Felipe Calderón y el exgobernador michoacano Leonel Godoy; a esa “enemistad” es a la que se le atribuye la detención de 10 alcaldes de Michoacán y 20 oficiales en 2009, suceso al que se le conoció como “El Michoacanazo”.

A los funcionarios detenidos, -la mayoría pertenecientes al PRD- se les inculpó de mantener lazos con La Familia Michoacana, sin embargo, nunca pudo comprobarse la acusación y fueron liberados paulatinamente.

Con la promesa de dar todo el apoyo a Michoacán para el combate de La Familia Michoacana, en julio de 2009, Calderón Hinojosa envió a Michoacán mil 500 elementos de la Policía Federal, 2 mil 500 del Ejército y mil 500 de la armada de México, esto a pocos días de que 12 policías federales fueran acribillados y arrojados en la autopista Siglo XXI.

 

Michoacantrespuntocero

Print Friendly, PDF & Email

Acerca del autor

Comments

comments

Powered by Facebook Comments