La deuda está a nivel histórico, y Peña pide otros 10 mil millones de dólares, a 19 semanas de irse

El Gobierno de México registró ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) una emisión de deuda por hasta 10 mil millones de dólares, de acuerdo con el servicio de información financiera de Thomson Reuters.

La administración del Presidente Enrique Peña Nieto, que concluye el 1 de diciembre, precisó que los recursos procedentes de la emisión serán usados para propósitos generales del gobierno, incluyendo refinanciación, recompra o retiro de endeudamiento local o externo.

Según Moody’s, Fitch y S&P, México mantiene un registro de calificaciones de A3, BBB+ y BBB+ por su buen comportamiento de deuda al cumplir oportunamente con sus pagos, de los cuales, el mayor monto se destina para cubrir los intereses.

Durante la presente administración de Enrique Peña Nieto, la deuda del sector público federal ha pasado de 33.8 por ciento por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) con la que inició en 2012 a 46.4 por ciento del PIB al cierre de 2017, y llegó a 48.2 por ciento en 2016, un nivel sin antecedentes en sexenios pasados pese a que se registraron recesiones económicas en esos años, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El aumento de la deuda de hasta 14.4 puntos del PIB en este sexenio ocurrió sobre todo en la gestión de Luis Videgaray Caso al frente de la SHCP, que fue del 1 de diciembre de 2012 al 7 de febrero de 2016. En este periodo aumentó 10.2 puntos porcentuales de 33 a 44 por ciento del PIB, frente a los 13.9 puntos que subió durante los dos sexenios panistas juntos de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

En este periodo panista se elevó de 19.9 por ciento del PIB en 2000 a 33.8 por ciento del PIB en 2012 alcanzando un mínimo de 17.9 por ciento del PIB en 2007, antes de la crisis económica global, de acuerdo con Hacienda.

Respecto al destino del dinero contratado, especialistas en finanzas públicas coinciden en que se repartió en algunos gobernadores, (a través de los recursos federales enviados a entidades), algunos se quedaron en programas mal habidos (programas asistencialistas y duplicados) y otra parte se quedó en licitaciones no concluidas.

fuente:msn.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments

comments

Powered by Facebook Comments