Bimbo despide al empleado que robó a tendero, pero para el consumidor no es suficiente

Luego de que en redes sociales se hiciera popular el video de un repartidor de Bimbo que roba producto a un cliente de la tercera edad, la marca emitió una primera postura en la que reprobó los hechos al tiempo que destacó ser “una empresa que promueve valores cívicos y humanos”.

Esta primera reacción se materializó en un post que fue publicado desde las redes sociales de la firma la noche de ayer.

Luego de que el caso fuera retomado por diversos medios de alcance nacional, Bimbo publicó desde sus diferentes redes sociales un comunicado mucho más formal en el que indica que el empleado involucrado ya fue dado de baja y puesto a disposición de las autoridades para que se tomen las medidas necesarias.

DE la misma manera que sucedió con el mensaje inicial, esta nueva postura fue publicada en todas las cuentas del grupo, en donde la mayoría de las reacciones de los usuarios de redes sociales no son satisfactorias.

Aunque la postura tomada por la marca es política, ética y empresarialmente correcta, lo cierto es que a la vista del consumidor se trata de una medida que termina debiendo.

Para el consumidor, parece no bastar el despido del repartidor que cometió la falta; las personas demandan una reparación de daños para el tendero que pertenece a la tercera edad.

DE hecho, ha salido a relucir la actuación que la marca tuvo en el caso del “Niño Concha”, pequeño cuya fascinación por las concha lo llevó a celebrar una fiesta temática alrededor de este bizcocho que para Bimbo fue una oportunidad para sumarse a la conversación al visitarlo y regarle producto.

 

Print Friendly, PDF & Email

Comments

comments

Powered by Facebook Comments